28 de junio de 2013

Asociación Pop No’j participa en Foro sobre Migraciones, impulsado por el Programa Regional Con Derecho a un Futuro (CDF).

A la Ciudad de Antigua, Guatemala, arribaron delegaciones juveniles rurales de Nicaragua, Honduras y de diferentes zonas de Guatemala. Ana Leticia Pirir, responsable del Área de Juventud de Asociación Pop No’j, expone ante un amplio auditorio de personas jóvenes desde su experiencia como mujer joven Maya Kaqchikel organizada, lo que ha aprendido en su trabajo con juventudes migrantes.

“Es conocido que Guatemala es un país de paso, destino y expulsor de migrantes.  Me concentraré en la expulsión de conciudadanos del país.”

Guatemala es uno de los países que más expulsa migrantes fuera de sus fronteras, principalmente hacia México y los EE.UU.   A lo largo de los últimos 34 años, son más de 1.6 millones de guatemaltecos los que han dejado Guatemala, es decir, más del 10% de su población.  En su mayoría, quienes migran son jóvenes indígenas y cada vez más niños y niñas no acompañados.

Desde Pop No’j, junto a otras organizaciones, estamos acompañando a niñas y niños no acompañados que son detenidos en Estados Unidos y se acogen a programas de “salida voluntaria”.  Muchos podrían quedar en ese país, pero por desconocimiento de sus derechos, toman la decisión de regresar.

Las motivaciones de la migración pueden ser diversas, pero fundamentalmente son causas económicas y falta de oportunidades. Pobreza, desigualdad en la distribución de la riqueza, pérdida de las tierras y territorios de los Pueblos Indígenas y su autonomía, la discriminación, la falta de oportunidades y el desempleo, los bajos salarios, el analfabetismo, la falta de políticas públicas en materia laboral, el poco o nulo acceso a servicios básicos, altos niveles de violencia y otras causas estructurales.

Si bien reconocemos la valentía y el espíritu luchador de quienes migran, y el aporte que dan a las economías de nuestros países, no podemos dejar de señalar consecuencias negativas.

Diferentes condiciones para las y los migrantes:

-          Riesgos mayores cuando se es indígena:  idioma, racismo y discriminación,

-          Peor aún si se es mujer:  riesgos de violaciones y abusos, 

-          Y con agravantes para NNA:  mayor vulnerabilidad y desprotección

Cada caso es un drama.

Afecta:

-          Desintegración familiar y del tejido comunitario.  Las mujeres se ven obligadas a asumir otros roles por parte de las mujeres que quedan al frente de la familia.

-          Irrespeto a la identidad cultural de mujeres y NNA indígenas migrantes.  Inculturación.

-          Endeudamiento para poder pagar a los “coyotes”, que al fracasar el viaje, implica mayor endeudamiento e incluso pérdida de tierras y casas para hacer frente a la deuda.  Estas pérdidas económicas conllevan con menores posibilidades económicas a mujeres y niños, quienes no van a poder acceder a la propiedad.

-          Riesgos de violación, trata de personas, comercio sexual y condiciones de esclavitud.  Como consecuencia, hay también el riesgo de embarazos no deseados  y enfermedades por ITS, VIH y Sida.

-          Secuestro y otras formas de violencia contra las y los migrantes.

-          Afectaciones psico-solciales para las personas que migran, las que se acentúan cuando se trata de mujeres, NNA y principalmente indígenas: miedo, frustración, inseguridad…

Migrar es un derecho, pero también lo es el derecho a vivir en el país de origen.

Los estados son los principales responsables de crear oportunidades para que las y los jóvenes puedan vivir bien, con dignidad, desde su identidad y su Cultura. 

El derecho a que no se violen los derechos de las personas migrantes en su recorrido y  lugar de destino, particularmente que sean reconocidos como sujetos de derecho, no criminalizando la migración, ni reprimiéndola.

Las y los migrantes pueden sufrir mayores violaciones a sus derechos por falta de información sobre los riesgos al migrar y de orientaciones para la defensa de sus derechos, tanto en el viaje como en el lugar al que llegan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario