5 de julio de 2018

CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS REFUGIADAS


“Los refugiados están ahí en la frontera
porque hay muchas puertas y corazones cerrados.”

Papa Francisco
 
  
El día 9 Kej (20 de junio de 2018), el Servicio Jesuita para Refugiados en Frontera Comalapa, Chiapas, México realizó la conmemoración del Día Internacional de las Personas Refugiadas en el Parque Central de dicho municipio, en el que participaron personas con estatus de refugiado de Honduras, El Salvador y Guatemala. También participó personal de la Asociación Pop No’j.

La actividad tuvo como uno de sus propósitos fortalecer el ánimo, valor y perseverancia de las personas refugiadas que se encuentran en Frontera Comalapa y manifestar el apoyo a las familias que se han visto obligadas a huir de sus países de origen por la violencia generalizada y desastres naturales.

La actividad tuvo varios momentos entre ellos: exposición de banderas, mapas y carteles. Una de las imágenes principales fue la de Claudia Patricia Gómez González - joven Maya Mam asesinada con disparos en la cabeza por un agente de la Patrullal Fronteriza en Laredo, Texas, Estados Unidos, el pasado 23 de mayo. Asimismo, hubo expresiones de solidaridad con las y los afectados luego de la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala.

También se presentó la comida propia de cada país. Por Guatemala, se expuso la gastronomía de la región Maya Mam y Huista de Huehuetenango. 

Para Pop No’j, la migración y protección internacional es muy valiosa para salvar vidas en un mundo donde la violencia obliga a miles de familias a abandonar sus hogares. Las y los refugiados son personas que huyen del conflicto y la persecución; su condición y su protección están definidas por el derecho internacional; y no deben ser expulsadas o devueltas a situaciones en las que sus vidas y sus libertades corran riesgo. 

Según la Agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados -ACNUR-, en la actualidad presenciamos los niveles de desplazamiento más altos jamás registrados. Una cifra sin precedente de 68,5 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares. Entre ellas hay casi 25,4 millones de personas refugiadas, más de la mitad menores de 18 años. Además, se estima que hay 10 millones de personas apátridas a quienes se les ha negado una nacionalidad y acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad de movimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario