19 de junio de 2018

“LA SEPARACIÓN DE NIÑOS DE SUS PADRES ES UNA TORTURA”


Amnistía Internacional
Fotos: Comunicación Pop No’j, Lupe nuevamente en brazos de sus padres  

Luego de una separación de 3 meses, finalmente el 15 de junio, Lupe*, una niña Maya Mam de apenas 2 años, fue devuelta a sus padres en Casa Nuestras Raíces de la Secretaría de Bienestar Social -SBS- en Ciudad de Guatemala. La niña había viajado con su padre hacia Estados Unidos y al cruzar la frontera, agentes de la Patrulla Fronteriza los capturaron; el padre fue llevado preso y la niña fue arrancada de los brazos de su padre, conducida a un albergue y luego con una familia sustituta. 

El padre preso no supo de su hija durante 20 días, hasta que una trabajadora social del albergue se comunicó con el padre preso y la madre en Guatemala. Luego de ésto, les facilitaron comunicarse con la niña 2 veces por semana. 

El padre fue deportado a Guatemala luego de su encierro y de vuelta, junto con su esposa, estuvieron esperando con ansiedad y angustia el regreso de Lupe. 

KIND – organización estadunidense que apoya a las y los niños migrantes – cuando tuvo la información del retorno de Lupe, refirió el caso a la Asociación Pop No’j de Guatemala – que acompaña el retorno y reintegración de niños, niñas y adolescentes en el sur de Huehuetenango – para que le diera seguimiento. 

Pop No’j se puso en contacto con el padre y la madre de Lupe, quienes viven en una aldea remota de Huehuetenango a 348 kilómetros de la Ciudad de Guatemala, a la que es difícil llegar. Ellos desconocen la ciudad de Guatemala y los trámites que deben hacer para que les sea devuelta su hija, por lo que el acompañamiento que se les brindó les fue de mucha utilidad. 

Para poder viajar a la ciudad de Guatemala y estar a tiempo, los padres de Lupe hicieron un préstamos de dos mil quetzales y así poder pagar un servicio de transporte express. Las lluvias y pésimas condiciones de las carreteras hicieron el viaje más tardado pero aun así, llegaron las 4 de la tarde del 14 de junio. Sin embargo, el vuelo comercial en el que venía Lupe aterrizó las 18:50 horas, saliendo del aeropuerto para ser trasladado al Hogar Nuestras Raíces a las 20:00 horas, por lo que ya no fue posible que su hija les fuera entregada. De manera que debieron esperar toda la noche, aún separados de su hija, para que al día siguiente les fuera devuelta. 

Foto: Comunicación Pop No’j, familiares en espera de que les sean devueltos los hijos que les fueron arrebatados en Estados Unidos

Luego de seguir todo el protocolo, finalmente les fue entregada Lupe a sus padres a las 13:00 horas del viernes 15. El reencuentro fue nuevamente traumático, acompañado de llantos y dolor. El sábado 16 de junio, a alrededor de las 5 de la tarde Lupe y sus padres lograron llegar a su humilde casa en su aldea de origen. 

Esta historia, se está repitiendo una y otra vez a partir de la Política de “Cero Tolerancia” a la Migración Irregular. Guatevisión, en su edición del 18 de junio informó que: entre el 5 de mayo y el 9 de junio, 2,342 niños y niñas fueron separados de familiares con quienes viajaban al ingresar de manera irregular a los Estados Unidos. 

Por su parte, sólo la semana pasada, Pop No’j acompañó la reunificación de 3 niños y niñas originarios de distintos lugares de Huehuetenango con sus padres y está dando seguimiento a 5 casos más de padres y madres que están averiguando de sus hijos que quedaron en Estados Unidos, luego de ser separados. Los niños oscilan entre las edades de 6 a 10 años. 

Como han expresado diversos abogados, la política de separación de niños de sus padres constituye una violación a leyes internacionales y de Estados Unidos. Son actos de tortura contra las y los niños y sus padres, que dejarán marcas negativas a lo largo de todas sus vidas. Además se están cometiendo agresiones y abusos sexuales. Un hombre de Huehuetenango relató que vio cómo le fue arrebatado un niño a su tío en la frontera de Estados Unidos. Golpearon tanto al tío, como al niño. Ante esto, el testigo que viajaba con su hija pequeña, no opuso resistencia cuando se la quitaron. 

Quienes están ejecutando esta política son agentes de la Patrulla Fronteriza, los mismos que el 23 de mayo asesinaron a la joven guatemalteca Carmen Patricia Gómez González.

Fotos: Comunicación Pop No’j, Lupe nuevamente en brazos de sus padres  

*Nombre ficticio para proteger la identidad de la persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario